No te enamores de una estrella fugaz

El título suena interesante, ¿verdad? Pues si bien no parece decirte nada en verdad relacionado a la literatura, para cuando termines de leer esta entrada comprenderás que en verdad sí dice… y dice mucho. Les cuento por experiencia propia, que me he enamorado de varias estrellas fugaces. Ahora, la primera palabra del título de esta entrada es “NO”; esto podrá ayudarles a deducir que en verdad, cometí un error.

¿No les ha pasado que de la nada, ya estando escribiendo muy cómodos una historia, se les viene una idea genial a la cabeza? Una idea complicada, pero interesante, un reto, digamos. Un concepto que no te deja dormir y que te pide a gritos ser escrito. Sin embargo, ya estabas con un proyecto entre manos.

Para muchos, escribir varias novelas a la vez no es algo que les resulte difícil. En mi caso, es algo prácticamente imposible: las tramas se me comienzan a confundir, mezclo personajes y la calidad de la historia se pierde poco a poco. A quien pueda hacerlo de manera simultánea, desde ya me paro, me siento, me paro de nuevo y los aplaudo. Es algo que nunca pude hacer.

Ahora, ¿qué demonio tiene que ver todo esto con estrellas fugaces? Yo considero que ese título es el correcto para aquellas obsesiones que crecen en el fondo de nuestro subconsciente y logran despejar su camino hasta el consciente a fuerza de patadas. Esas ideas que dices: YA DEBO ESCRIBIRLA, pero una vez que la has comenzado, la magia se pierde.

Dos veces me pasó que publiqué “estrellas fugaces” en Wattpad. La primera vez fue un adelanto (así que no hubo tantas repercusiones negativas) y la segunda vez escribí hasta el capítulo doce para quedar en blanco y no poder volver a escribir siquiera una palabra más. En ambas situaciones cometí el mismo error: me fui a los extremos.

La primera vez, planeé todo desde el principio al fin. Cada capítulo, cada giro inesperado, TODO. La segunda vez, improvisé. El resultado que obtuve de mis dos equivocaciones fue el mismo: me bloqueé y la historia murió ahí mismo. No quiero decir con esto que te vaya a pasar, sino que hay una leve posibilidad.

Creo, desde mi humilde punto de vista, que improvisar todo o planearlo todo puede ser contraproducente. Fue gracias a estas dos metidas de pata que comprendí cuál era la fórmula que mejor se aplicaba a mis necesidades. Les voy a explicar qué es lo que hago yo para que mi estrella fugaz se convierta en un lucero fijo sobre el firmamento.

Untitled-6

Mis formula personal:

  • Armo el esqueleto base sobre qué tratará la historia.
  • Creo la ficha personal de cada personaje (bien detallada, ya he hablado sobre por qué la construcción de las personas que dan vida a nuestras historias es importante).
  • Pienso el lugar y el tiempo en que todo se llevara a cabo e investigo lo que creo necesario para poder seguir adelante con algo coherente y creíble. (¿Vas a escribir sobre pesadillas? Investiga. ¿Vas a escribir sobre Francia en los años ’20? INVESTIGA)
  • Escribo hasta el capítulo diez y sopeso mis posibilidades haciéndome algunas preguntas como: ¿Me siento cómoda con esta historia? ¿Investigué lo suficiente? ¿Me cuesta –hasta ahora– llegar desde A hasta Z siendo Z el final que se me había ocurrido al principio? ¿Noto que desarrollar la trama se me está haciendo demasiado dificultoso? ¿Escribo de manera natural o me estoy esforzando de más?

Untitled-6

Una vez que he superado esas etapas es cuando siento que la estrella fugaz ha dejado de moverse tan rápido y se puede convertir en mi astro favorito de apreciar en el cielo. Desde ahí, la motivación solo crece. Puede ser que la historia no termine desarrollándose de la forma que había planeado al principio o que la trama se complejice exponencialmente porque los personajes han tomado el control dejándome como mera mensajera. Está bien, eso puede pasar y es en extremo divertido.

Solo recuerda que tu mente es el cielo y que puede llenarse de estrellas fugaces en lo que dura un pestañeo, pero está en ti y sólo en ti decidir cuáles se quedarán y cuáles se perderán para siempre en los recónditos más oscuros de tu imaginación.

Advertisements

2 thoughts on “No te enamores de una estrella fugaz

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s